• Qué pasará mañana

Córdoba. Le robaron el celular, persiguió al ladrón y se filmó mientras lo estrangulaba

El homicida quedó detenido junto a dos policías que no intervinieron

La calle Palencia al 2800 donde fue cometido el homicidio.


El robo de un celular, en la ciudad de Córdoba, derivó en la salvaje reacción del dueño del móvil, quien persiguió y atrapó al supuesto ladrón, lo dominó y lo estranguló ante la presencia de dos policías que no movieron un dedo. La terrible escena no terminó ahí. El homicida se filmó mientras ajustaba el cuello de la víctima y le hacía recriminaciones e insultaba, y subió el video a las redes. Terminó detenido por homicidio, junto a los dos policías. Ahora interviene la justicia.

Bajo el argumento que existe sobre ellos "una incuestionable y lapidaria condena social" La tremenda escena tuvo lugar en el barrio Yofre Norte, dentro de los límites de la capital cordobesa, el viernes pasado, alrededor de la 1 de la madrugada. Según la versión del ahora detenido, LD, de 19 años, había sido atacado por dos supuestos ladrones que le arrebataron el celular y escaparon. El joven corrió y logró dar alcance a uno de ellos al que en una pelea cuerpo a cuerpo logró dominar. Según la información con que cuenta la fiscal que investiga el caso, la fiscal de Instrucción de feria (ocurrió durante la feria judicial) del Distrito III de la Ciudad de Córdoba, Patricia García Ramírez, un patrullero llegó en el momento en que LD dominaba al hombre, que resultó ser Abel Suárez, de 26 años. En el móvil policial se encontraban el cabo primero Jorge Alberto Ferreyra y el agente Hernán Campos. García investiga si ambos uniformados intervinieron de alguna manera o si se mantuvieron al margen, permitiendo que LD continuara con el castigo. El adolescente sujetaba por el cuello a Suárez con un brazo y cuando ya parecía exánime, y continuaba con la presión de estrangulamiento, tomó su celular y filmó la escena. Mientras filmaba decía: "Da la cara, culeao, dale. Decí quién sos, la concha de tu madre. Qué vienen a robar estos giles, si son todos de San Jorge estos caretas. No vale ninguno de estas mierdas. No vale ninguno”. La certeza del robo se disolvió cuando familiares del joven asesinado desmintieron que hubiera robado, como si solo pudiera reclamar justicia en el caso de que no hubiera cometido un delito. Durante el velorio del joven asesinado, una tía se descompensó y falleció luego de ser trasladada al hospital. Fuente: Pagina 12

110 vistas0 comentarios