• Qué pasará mañana

"Fabiano descendió al último círculo de la deshonra"

Desde el Movimiento Vecinal, se envió a la redacción de Qué pasará mañana" un anuncio con respeto a lo sucedido en el día de ayer en la Sesión del Honorable Concejo Deliberante.



Ante los dichos del concejal de Juntos por el Cambio, Roberto Fabiano, el presidente del Movimiento Vecinal, Miguel San Román expresó:


"Ni repudio, ni rechazo, ni cualquier otro término que pudiera buscarse alcanza para describir las declaraciones del concejal Fabiano en la sesión del Honorable Concejo Deliberante.


Fabiano descendió al último círculo de la deshonra, no cayó, sino que buscó deliberadamente ubicarse en lo más bajo, ya no de la politiquería, sino de cualquier

sentimiento humano. No solo mancilló su cargo de concejal, sino que derrumbó lo que le quedaba de su hombría de bien.


¿Estará convencido que Tres Arroyos podría haber evitado el dolor de cada fallecimiento? ¿No sabe de los esfuerzos indecibles y el trabajo incansable de cada

uno de los trabajadores de la salud hace cada día, cada hora, cada minuto para salvar vidas, respaldado por todo el apoyo que se le puede dar desde la gestión de gobierno'? El Movimiento Vecinal respalda complemente esta gestión llevada adelante por el Ejecutivo Municipal.


Nadie se animó a tanto, ni tan siquiera a nivel provincial o nacional, los referentes de la oposición cometieron este despropósito. Fabiano no tuvo contemplaciones. Ni con el dolor, ni con el desconsuelo, ni con la desesperación de sus propios amigos, familiares, vecinos, que atraviesan esta dolorosa época viendo como sus seres

queridos pierden la batalla. Fabiano buscó el aplauso fácil, intentó aprovecharse de la desesperación y del desconsuelo.


Hacer política es mirar adelante. dar esperanza, buscar soluciones, trabajar sin

descanso, y afrontar los problemas cada día. Aprovechar el dolor más profundo de los que tenemos a nuestro lado para obtener un rédito es una actitud miserable. No podemos ni queremos dejarlo pasar, por al dolor, en honor a de cada uno de los trabajadores de la salud que cada día salen a ponerle el cuerpo a esta tragedia, sin medir consecuencias. sin buscar beneficios en medio del sufrimiento.


Que sea esta una triste página que quede en el olvido. Como tresarroyenses no nos detengamos en estas mezquinas actitudes, porque somos mas mucho que eso,

porque vamos a seguir luchando juntos, cada uno desde su lugar, desde la trinchera o desde la calle, curando, acompañando, asistiendo, comprendiendo, aunque sea poniendo el hombro para compartir el desconsuelo. Nos vamos a encontrar unidos al

final de este túnel, y estos egoísmos personales no quedarán siquiera en el recuerdo.


Sigamos luchando juntos.


Esto también pasará.