• Qué pasará mañana

La muerte de Carlos Menem y el Indulto: los organismos de Derechos Humanos ni olvidan ni perdonan

Mientras la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo definió su gobierno como "de la vergüenza", Nora Cortiñas dijo que su muerte no le generó "ninguna tristeza", Taty Almeida confesó que el expresidente no les deja un buen recuerdo y la presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo se refirió a sus contradicciones en el área.


Los organismos de Derechos Humanos fueron tajantes: Ni olvido ni perdón a los indultos más allá de la muerte de Menem.


Mientras personalidades de todo el país despedían al expresidente Carlos Menem luego de su muerte, algunes con más pesar que otres, los organismos de Derechos Humanos fueron tajantes: Ni olvido ni perdón a los indultos con los que se benefició a los jefes de la dictadura cívico militar. PáginaI12 conversó con la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, la referentas de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida y Nora Cortiñas, y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, sobre la muerte del expresidente y todas coincidieron en recordarlo como el hombre que había absuelto a los responsables de la desaparición de sus hijos. "Menem fue un gobierno de vergüenza, un gobierno de odaliscas, un gobierno que parecía en joda", sostuvo De Bonafini. "A nosotras Menem no nos deja ni un buen recuerdo. Apenas asumió absolvió a los pocos genocidas que habían sido condenados", afirmó Taty Almeida. "Su muerte no me generó ninguna tristeza. El hombre que murió hoy dejó la destrucción de un país", agregó Nora Cortiñas. "Fue un hombre que se destacó en la política, pero que tuvo contradicciones en relación a la lucha de Memoria, Verdad y Justicia. Yo no le tengo rencor", aclaró, con una postura más matizada, De Carlotto.


"Es conveniente tener memoria. Menem fue el presidente que absolvió a los genocidas, el que intentó tirar abajo la Ex ESMA para hacer un 'parque de la reconciliación'. ¿De qué reconciliación hablaba? Ni olvido ni perdón", disparó, apenas atendió el teléfono Taty Almeida, haciendo referencia a la particular expresión que Carlos Menem utilizaba a la hora de lidiar con los crímenes de lesa humanidad cometidos en los 70': "reconciliación". "Yo no siento ninguna tristeza. Es una persona de la que tenemos los peores recuerdos, especialmente por el indulto otorgado a los genocidas en una etapa en la que todos queríamos toda la verdad y toda la justicia. Y la historia nos terminó dando esa respuesta", aseguró Nora Cortiñas. Tanto Nora como Taty apuntaron a despegarse de las manifestaciones de condolencias que surgieron desde varios sectores del arco político. "Este hombre que se murió hoy no nos deja ni un legado de Verdad y Justicia, solo impunidad y la destrucción de un país", afirmó Cortiñas.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela De Carlotto, mantuvo una postura más ecuánime, denunciando los beneficios otorgados a los militares en 1989 y 1990, pero destacando que no le guardaba "ni odio ni rencor". "Él hizo muchas trampas políticas y cometió inexactitudes políticas muy perjudiciales para el país. Pero mi memoria está centrada en recordar lo bueno. En el 92' nos recibió, a mi, a dos abuelas más y a Alicia Pierini, que entonces presidía la Conadep, en Olivos. Habíamos ido para hablar sobre la creación de una comisión estatal para buscar a los nietos. Nos trató muy bien, dijo que sí y al poco tiempo se creó la CONADI", sostuvo, por su parte, Estela. "Menem pasó a la historia, cada cual lo juzgará. Yo tengo el corazón abierto a la buena memoria y a no vivir con malos recuerdos que envenenan, pero sí no hay que olvidar quiénes han sido los responsables de los peores males de nuestra historia: la última dictadura cívico militar". Consultada si le había apenado su muerte, la presidente de las Abuelas dijo que sí, que le había "entristecido". "Menem no era una persona perfecta, pero tampoco es una persona que ha destruido el país como lo hizo Mauricio Macri", opinó.

Por otro lado, la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, mantuvo una postura mucho más dura respecto al legado de Menem, e incluso llegó a publicar un comunicado titulado "No lamento su muerte, ni deseo que descanse en paz". "La noticia de hoy es 'Murió Menem'. Y entonces empiezan a aparecer las hipocresías. Todo el mundo hablando maravillas de él. Yo comprendo a quienes tienen que recurrir a formalidades, que están muy claras. Así es el juego institucional. Pero las Madres no podemos ser así", arranca el documento en el que Hebe De Bonafini pasa a criticar las políticas económicas, sociales y en materia de derechos humanos que Menem aplicó durante sus 10 años de gobierno.

"Todo era pura alabanza, pura mentira. Alguien tenía que decir algo porque si no era como si se hubieran olvidado de lo que nos hicieron. Si no qué le estamos contando a la juventud", explicó Hebe en diálogo con el diario. "Se rió de los científicos, de los maestros, los mandó a lavar los platos. Fue terrible para los jubilados, paro todos. Pero para nosotras lo más grave fue el perdón a los asesinos de nuestros hijos y la persecución que hizo contra las Madres", sostuvo, y denunció que, durante el gobierno de Menem, habían entrado "11 veces en 45 días" a la casa de la Asociación de las Madres de Plaza de Mayo y se habían robado "plata y carpetas enteras con fotos de policías y militares que habíamos logrado reconstruir con el tiempo". "Están diciendo que fue el mejor presidente, el mejor amigo. Pero no. Menem fue el peor de todos", finalizó.



Fuente: Pagina 12 Informe: María Cafferata.

12 vistas0 comentarios